Desarrollo de la acuicultura de camarones y el medio ambiente: Población, manglares y pesquerías en el Golfo de Fonseca, Honduras
Año de publicación:
Número de Estudio:

56

País:
Autor:

p>B. R. Dewalt, P. Vergne, yamp; M. Hardin

 

Abstracto:

Desde principios de la década de 198O, el Golfo de Fonseca, que se encuentra ubicado en el sur de Honduras experimentó un boom en la acuicultura y se convirtió en el segundo productor de camarones criados en granjas del hemisferio occidental. No obstante, el desarrollo de la acuicultura vino acompañado por inquietudes relacionadas con: (a) la destrucción de los bosques de manglares; (b) el agotamiento de los bancos de peces; (c) la desaparición de las lagunas estacionales y (e) el deterioro de la calidad del agua. Demostramos que la degradación ambiental fue el resultado de múltiples causas, incluidas la acuicultura, un mayor número de pescadores, prácticas agrícolas dañinas y reglamentaciones y políticas gubernamentales deficientes. Recomendamos las medidas que deben tomarse de manera inmediata para proteger el medio ambiente y crear una acuicultura sostenible.

Principales Resultados y Conclusiones:
  • La década de 1980 marcó el comienzo de una degradación de gran escala del hábitat de los manglares en Honduras, en especial en el Golfo de Fonseca cuando “…los individuos de bajos recursos comenzaron a establecerse en la región costera muy poco poblada de los manglares, marismas, estuarios y lagunas estacionales que rodean el Golfo de Fonseca. Esta zona, que no resulta inadecuada para el cultivo, la pastura y la mayoría de los otros usos comerciales, fue poblada por migrantes de otras municipalidades del sur” (1196).
  • Los inversores de capital comenzaron a invertir en la exportación de camarones a mediados de la década de 1980. Esto dio lugar a una masiva conversión del hábitat costero, incluidos los bosques de manglares, en granjas de camarones (~11,500 hectáreas) (1196). Los conflictos continuaron a medida que se convertía más y más tierra: “Surgieron serios conflictos entre los individuos y las empresas que consideran que tienen concesiones coincidentes y con los individuos y comunidades que consideran que las granjas de camarones se están expandiendo ilegalmente hacia las reservas o están invadiendo las tierras de la comunidad” (1197).
  • Las principales disputas en relación con las granjas de camarones del Golfo de Fonseca son las siguientes:
    • “Las granjas de camarones les quitan a los pescadores, granjeros y otros el acceso a los estuarios, las lagunas y otras áreas sobre las que tienen derechos.
    • “Durante el proceso de construcción, las granjas de camarones reducen de manera importante el número de manglares (deforestación), parte vital del ecosistema del Golfo.
    • “Las granjas de camarones absorbieron las lagunas estacionales (lagunas del invierno) o su hidrología se vio alterada por la construcción de diques y caminos (desarrollo costero).
    • “Las granjas de camarones fueron las responsables del declive de las pesquerías del Golfo por medio de las actividades de captura de larvas de los camarones. Al capturar las larvas de camarones, también se capturan y descartan los alevines de varios peces en la playa
    • “Los problemas ecológicos del Golfo de Fonseca se deben primordialmente a la grave erosión del suelo resultante de la agricultura insostenible de las montañas. El mayor encenagamiento está desfondando los estuarios mientras afecta la calidad del agua y causa la destrucción de los manglares.
    • “Las personas de bajos recursos que se encuentran cerca del Golfo son responsables en primer lugar de la destrucción de los manglares porque los talan para obtener leña. (Deforestación).
    • “Las personas de las comunidades locales esperan que las empresas productoras de camarones simplemente les proporcionen recursos. Es común que haya robos de camarones en los estanques y esta es la razón por la que las granjas erigieron cercos y contrataron guardias armados.
    • “Los eco-terroristas (eco-terroristas) están operando en la zona; son agitadores que fomentan el rechazo a las empresas simplemente para intentar obtener una compensación para ellos mismos”(1197).
  • La destrucción de los manglares ha sido grave:
    • “La pérdida total de rodales de manglares forestados y maduros se estima en 6.760 hectáreas o el 22% de la superficie de los manglares densos (30,697 hectáreas) en 1973” (1198-1199). (Deforestación).
    • “Del total de 11,515 hectáreas que ahora están dedicadas a las granjas de camarones, cerca del 37.4% (4.307 hectáreas) se desarrollaron en áreas que en el pasado habían estado cubiertas por manglares maduros, estresados o enanos”(1199).
    • Otros factores responsables de cerca de dos tercios de la pérdida del hábitat de los manglares son “la construcción de estanques solares, árboles utilizados para leña y materiales de construcción, además de la recolección de corteza de manglares rojos para la curtiembre…”(1199).
    • **Cuando se redactó este trabajo, el gobierno hondureño contaba con 20,000 hectáreas adicionales de tierra utilizadas en concesiones de granjas de camarones. Con esto, es posible que la pérdida de manglares mencionada sea menor que la del presente.
  • Se presenta un sinnúmero de recomendaciones en relación con las prácticas ecológicas de las granjas de camarones. De estas recomendaciones, lo siguiente se relaciona con los manglares:
    • “La pérdida de los manglares (reales o cubierta vegetal) debe limitarse. La investigación y promoción de la plantación de especies de árboles introducidos y/o nativos para satisfacer las necesidades en materia de combustible y construcción podrían resultar eficaces para reducir la presión sobre los manglares, además de crear oportunidades de generar ganancias para los granjeros de bajos recursos. Las técnicas de evaporación solar de la producción de sal y la utilización de alternativas a la casca en la industria de la curtiembre ya redujeron el consumo de manglares”(1204-1205).
Trabajos citados: