Efectos de las reservas marinas en contraposición a la disponibilidad de hábitats criadero en la estructura de comunidades de corales marinos
Año de publicación:
Número de Estudio:

9

Autor:

I. Nagelkerken, M. G. G. Grol, y P. J. Mumby

Abstracto:

La reservas de pesquerías marinas protegidas mantienen las poblaciones comerciales gracias a que amortiguan la sobreexplotación y optimizan las capturas de peces en áreas adyacentes por medio de desbordamientos. De igual forma, lo hábitats de criaderos, como los manglares, mejoran las poblaciones de algunas de las especies de los hábitats circundantes. No obstante, no se entiende bien la magnitud de la optimización de las poblaciones y los efectos en la estructura de la comunidad cuando tanto la protección de la pesca como el acceso a los criaderos actúan de manera concurrente como impulsores de la dinámica de la población de peces. En este estudio sometimos a prueba los efectos separados al igual que los efectos interactivos de las reservas marinas y la proximidad del hábitat de los criaderos en la estructura y la abundancia de las comunidades de peces de las barreras de coral. Las reservas no tuvieron efecto alguno en la composición de la comunidad de peces, mientras que la proximidad al hábitat de criadero solo tuvo un efecto de importancia en una estructura de comunidad de peces que utilizan manglares o praderas marinas como criadero. En lo que hace a la biomasa de los peces de la barrera de coral, la proximidad al hábitat de criadero fue mucho más contundente (una biomasa 249% mayor que en áreas en las que no había acceso a criaderos) que los efectos de la protección de la pesca en las reserva (una biomasa 21% menor que en las áreas sin reservas) para los peces de criadero pequeños (#con una longitud total de 25 cm). En el caso de los individuos de especies de criadero de cuerpo más grande (.con una longitud total de 25 cm), se registró la presencia de un efecto agregado para estos dos factores, aunque los peces se beneficiaron más con la protección de la pesca (una biomasa mayor en un 203%) que debido a la proximidad de los criaderos (139% mayor). La magnitud de la biomasa elevada en el caso de los peces pequeños de las barreras de coral debido a la proximidad de los criaderos fue tal que los hábitats de los criaderos parecen estar anulando los efectos positivos usuales para la biomasa de los pesos por parte de las reservas de la barrera de coral. Como resultado, la conservación de los hábitats de criadero comienzan a cobrar importancia y se les debe prestar más atención a los procesos ecológicos que tienen lugar dentro de los límites de las barreras criadero que conectan los ecosistemas vecinos.

Principales Resultados y Conclusiones:
  • El estudio se realizó en las barreras que rodean la isla caribeña de Gran Caimán, en la que se observó un total de 30 especies de peces comunes (2).
  • Estos son los resultados del estudio (3):
  • “Cuando se analizó la biomasa de los peces más allá del tamaño del cuerpo, la biomasa de las especies que utilizan manglares o praderas marinas como criadero al igual que todas las especies fue significativamente mayor en los lugares cercanos a los criaderos que los sitios aislados de las barreras de coral, independientemente del efecto de la reserva (Fig. 3a…).”
  • “El análisis del espectro de tamaño demostró que la respuesta de los individuos de cuerpo grande (.25 cm TL) a la protección a la pesca en las reserve y el acceso a los criaderos dependía de si habían utilizado criaderos cuando fueron peces jóvenes. En el caso de las especies que habían usado criaderos, la biomasa total fue significativamente mayor en las reservas (a comparación de las áreas de pesca) y cuando el acceso a los criaderos fue alto (en contraposición a las áreas aisladas de los criaderos) (Tabla 2, Fig. 3b).”
  • “Apareció un patrón diferente en los peces de cuerpo más pequeño (#25 cm TL). La abundancia de las especies que utilizaban criaderos se asoció positivamente con la presencia de criaderos (Fig. 3b).”
  • El estudio mostró una clara diferencia entre los efectos del hábitat de criadero en contraposición a la protección marina:
  •  Específicamente en el caso de los peces de cuerpo pequeño, la presencia del hábitat de criadero de manglares afectó de manera contundente el rendimiento de las pesquerías: “La proximidad de los hábitats de criaderos de manglares y praderas marinas fue mucho más contundente que los efectos de la protección de la pesca (es decir, el efecto de reserva) en el caso de los peces de las barreras de coral que utilizan criaderos de manglares y praderas marinas y cuyo cuerpo tiene una longitud de menos de 25 cm. Por otra parte, las reservas registraron una biomasa promedio menor del 21% de peces pequeños a comparación de las áreas de pesca (al combinar ambos tratamientos de criadero), la presencia de la biomasa del hábitat de criadero a una biomasa un 249% más alta a comparación de las barreras de coral sin contar con acceso a un hábitat de criadero cercano (combinando ambos tratamientos de protección)… Este estudio indica que la magnitud de este efecto es tal que las áreas de pesca con acceso a criaderos pueden contar con poblaciones más contundentes (en este caso, dos veces y media mayor) de peces de cuerpo más pequeño que las reservas marinas que no cuentan acceso a criaderos of ”(3,4).
  • Específicamente en el caso de los peces grandes, los datos del estudio indicaron que “… la presencia de criaderos y la protección de la pesca en las reservas tuvo un efecto agregado en la biomasa de las barreras de coral de peces grandes de criadero, y la presencia de la reserva tuvo un mayor aporte que la presencia del criadero. La protección de los individuos de mayor tamaño de las especies de criadero no debería quedar restringida a las áreas cercanas a los criaderos, aunque obtuvieron los mayores beneficios de la protección de las pesquerías cerca de los criaderos. Sin embargo, el acceso a los criaderos fortaleció la biomasa de las especies grandes de criadero en áreas con pesca al igual que en áreas de reserva”(4).
  • Específicamente en el caso de las especies de peces que pertenecen a las familias de los roncos, pargos y peces loro, la biomasa “…fue mayor en las barreras de coral más cercanas a los criaderos, lo que resalta la importancia de la conectividad del ecosistema para la resistencia de las barreras de coral y el funcionamiento del ecosistema”(5).
  • En conclusión, “La importancia relativa del hábitat de los criaderos y la presencia de reservas marinas en la estructura de la comunidad de los peces de las barreras de coral depende del tamaño de los peces y de si los peces utilizan criaderos de manglares y praderas marinas. Los individuos de gran tamaño de las especies de criadero que se explotan comercialmente parecen ser susceptibles a la pesca de manera similar a otras especies y se benefician en su mayoría con la protección en las áreas cercanas a los criaderos. En el caso de los individuos pequeños de las especies de criadero, la presencia de un hábitat de criadero tuvo una incidencia mucho mayor que los efectos de la protección de la pesca de las reservas marinas. Este estudio muestra de qué forma la conectividad del ecosistema agrega un nivel adicional de complejidad al diseño y el funcionamiento de la reserva marina”(6).

 

 

Trabajos citados: