La población y los manglares en las islas Filipinas: 50 años de cambio ambiental costero
Año de publicación:
Número de Estudio:

63

País:
Autor:

B. B. Walters

Abstracto:

La investigación histórica ahondó el conocimiento de las influencias humanas pasadas sobre los bosques y brinda información que puede mejorar las acciones de conservación del presente. Este trabajo presenta uno de los primeros estudios detallados sobre la historia de los bosques de manglares. Se analizaron los cambios históricos de los manglares y sus usos en la bahía Bais y la isla Banacon, Filipinas. La tala para hacer espacio para poner estanques de peces (acuicultura) y el establecimiento de viviendas (desarrollo costero) redujo de manera contundente la distribución de los manglares en Bais, aunque el bosque se expandió con rapidez cerca de la desembocadura del río más extenso, donde la tierra de las laderas deforestadas cercanas se depositó en forma de sedimentos a lo largo de la costa. La tala significativa de manglares para la venta comercial de leña tuvo lugar en concesiones de productos forestales pequeñas en Bais y Banacon entre fines de la década de 1930 y 1979. La tala con el fin de obtener madera para la construcción y combustible de consumo doméstico por los habitantes es una práctica generalizada en ambas zonas (deforestación), aunque variaron en el área y a través del tiempo como resultado de las cambiantes presiones demográficas y en respuesta de las restricciones de corte por parte de los concesionarios de leña, los propietarios de estanques de peces (acuicultura) y los funcionarios de gobierno. La población de Bais y Banacon respondieron ante la disponibilidad de los bosques locales plantando manglares. Las motivaciones anteriores para plantar reflejaron el deseo de contar con un suministro inmediato de postes para la construcción de encañizadas para pesca. Muchos plantaron manglares con el fin de proteger los diques de los estanques de peces y las viviendas de los daños causados por las tormentas y en la actualidad cada vez más personas plantan manglares como forma de establecer demandas de titularidad de las áreas de manglares. Sin embargo, los rodales plantados suelen ser especies de monocultivos y solo presentan un parecido limitado con los bosques de manglares naturales.&nbsp. A diferencia de varios bosques ubicados en tierras altas, las oportunidades de protección y restauración de los manglares fueron limitadas a raíz de una altamente restringida distribución natural y por los usos alternativos de la tierra (desarrollo costero) que probablemente se intensifiquen en el futuro. Conocer los patrones históricos puede ser instructivo para los conservacionistas, pero el futuro sigue plagado de incertidumbres.

Principales Resultados y Conclusiones:
  • Manglares de la isla Banacon: la extracción comercial de manglares hizo que las comunidades locales de la isla Banacon comenzaran a plantar sus propios rodales de manglar para la extracción de recursos (295-296).
    • “Hasta 1997, se talaron virtualmente todos los árboles naturales(Sonneratia  spp., Avicennia  spp. y Rhizophora  spp.) ubicados a 2 a 3 km de la aldea. En su lugar se encuentran aproximadamente 300 ha de monocultivo de plantaciones de R. stylosa” (296).
    • “La plantación …expandió la distribución de los manglares en sitios más allá del rango natural histórico hacia las praderas marinas y los barros cercanos. De esta forma, aunque la complejidad estructural y la diversidad de las especies forestales fueron mucho menores hoy, es probable que la superficie boscosa sea mayor.” (296).
  • Manglares de la bahía Bais: los manglares de esta zona fueron talados para hacer lugar a los estanques de peces (acuicultura) (297) y la ubicación de viviendas (298), además de para obtener leña y material de construcción (deforestación) (298-299). Los usos de la madera de manglar incluyen: postes de bunsod, leña, construcción de viviendas, construcción de cercos y corrales, techos de nipa, trampas para peces (miracle hole) y árboles de navidad. Se plantaron manglares en esta zona para contar con una fuente de postes para la construcción de bunsod, alquiler de tierras, recursos de leña comerciales y protección en las áreas que rodean los diques de los estanques de peces del viento y las olas (299-300).
  • Conclusiones:
    • “Aunque talaron gran cantidad de manglares, las poblaciones de Bais y Banacon también plantaron millones de manglares por iniciativa propia durante los últimos 50 años. Esto llevó a que ambas zonas se mencionen como historias de éxito nacional en la gestión de manglares en manos de la comunidad por parte de los gobiernos que recientemente modelaron programas de reforestación en base a ellas (ver Yao 1987; Melana et al.; 2000)”(300).
    • “Se obtienen importantes mejoras de la productividad (en lo que hace a la post producción de postes de bunsod) en las plantaciones. Algunos de los plantadores indicaron que están más incentivados a plantar manglares ahora porque el gobierno redujo las restricciones, lo que hizo que los precios de la madera de bakau subieran”(301).
    • La sustitución de recursos entre los consumidores de leña de manglar de Bais incrementó la protección de los bosques de manglares de la zona (301).
Trabajos citados:

Melana, D.M., Atchue, J., III, Yao, C.E., Edwards, R., Melana, E.E. & Gonzales, H.I. (2000) Mangrove Management Handbook (Manual sobre la gestión de manglares). Manila, Filipinas: Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales y ciudad de Cebu, Filipinas: Proyecto de gestión de recursos costeros: Pág. 96.

Yao, C.E. (1987) “Bakauan backyard for wind and tidal break” (Fondo de Bakauan para detener el viento y las mareas). Canopy International 13(6): 7–8.