El papel de los manglares en la atenuación de las marejadas provocadas por las tormentas
Año de publicación:
Número de Estudio:

33

Autor:

K. Zhang, H. Liu, Y. Li, H. Xu, J. Shen, J. Rhome y T. J. Smith III

Abstracto:

Las observaciones de campo y las simulaciones numéricas indican que un bosque de manglares de 6 a 30 km de ancho en la Costa del Golfo del sur de Florida atenuó las marejadas de un huracán de Categoría 3, Wilma, y protegió la región pantanosa interna ya que redujo la superficie de inundación de 1800 km2 y restringió su avance dentro de la zona de manglares. La amplitud de la marejada decrece a un ritmo de 40-50 cm/km en todo el bosque de manglares y de 20 cm/km en las áreas que mezclan islas de manglares con aguas abiertas. En contraste, las amplitudes de las marejadas que ocupan el frente de la zona de manglares se incrementan en 10-30% porque los manglares “bloquean” la entrada de agua, lo cual puede tener un impacto mayor en las estructuras que ocupan ese lugar que en las que no tienen manglares. El bosque de manglares protege asimismo a las zonas pantanosas que están por detrás de los manglares del avance de la marejada de un huracán de Categoría 5 con alta velocidad de avance de 11.2 m/s (25 mph). Sin embargo, el bosque no logra atenuar todas las marejadas que causa un huracán de Categoría 5 con baja velocidad de avance de 2.2 m/s (5 mph), y las marejadas reducidas pueden afectar a las zonas pantanosas que se encuentran detrás de los manglares. Los efectos que tiene el ancho de las zonas de manglares en la reducción de las amplitudes de las marejadas no son lineales; presentan grandes tasas de reducción (15-30%) para los incrementos de ancho iniciales y pequeñas (<5%) para los incrementos subsiguientes.

Principales Resultados y Conclusiones:
  • Descripción del sitio de estudio: “El bosque de manglares en el sur de Florida, que es el más grande de los Estados Unidos, está principalmente ubicado en la costa sudoeste de Florida junto al Golfo de México y la costa sur adyacente a la Bahía de Florida; tiene una cobertura de costa de 200 km y una superficie de 2800 km2 (Fig. 1). El ancho de la zona de manglares varía de 6 a 30 km por la costa…”(12).
  • Este es el impacto del ancho de los manglares en la atenuación de las marejadas: “Los resultados muestran que las amplitudes de las marejadas, la extensión de la inundación, y los patrones de descenso de la marejada cambian mucho según varía el ancho de la zona de manglares (Fig. 5).
    • “Con una zona de manglares de 1 km, las amplitudes de las marejadas en el frente aumentan en un 3 % a 18 % en cuatro perfiles (Fig. 4), comparadas con las amplitudes registradas sin manglares . Las amplitudes en la parte posterior de los manglares tienen un descenso inicial drástico del 16 % al 30 %, en comparación con las amplitudes del frente de la zona de manglares, y luego adoptan un patrón de descenso. Con una zona de 3 km, las amplitudes suben y bajan en un orden del 9-32 % y 46-57 %, respectivamente, en las partes frontal y posterior de la zona de manglares .
    • “Con una zona de 5 km, las amplitudes bajan en un 54-71 % en la parte posterior de la zona de manglares. Las amplitudes de las marejadas que afectan el frente de la zona de manglares aumentan en un 12-34%, muy poca diferencia con las amplitudes de una zona de 3 km.
    • “Con una zona de manglares de 7 km, las amplitudes en la parte posterior caen en más del 72-86 %, en gran medida debido al impacto que estas tienen en los ecosistemas presentes detrás de la zona de manglares.
    • Parece ser que la zona de manglares debe ser de al menos 7-8 km de ancho para que pueda atenuar la marejada causada por el huracán Wilma. Esto indica que se precisa una zona de varios kilómetros de ancho para atenuar la marejada provocada por huracanes de estas magnitudes.”(17).
  • A pesar de que los manglares pueden atenuar con éxito las olas, quedan aún algunas marejadas con las que esto no sucede, lo cual indica la importancia de preservar la cobertura de manglares tanto como es posible para ayudar a combatir incluso las tormentas más grandes: “Aunque un bosque de manglares reduce las amplitudes de las marejadas en un 26 a 76 %, estas pueden impactar en las áreas que están por detrás de los manglares ya que los vientos tienen el tiempo suficiente para empujar las aguas del océano a través de ellos”(19).
  • En conclusión, cuanto más denso sea el bosque de manglares, mejor podrá atenuar las marejadas:
    • “Se necesitan kilómetros de bosques de manglares para reducir la altura de las marejadas derivadas de un huracán de Categoría 3 como Wilma a un nivel que haga menos daño. Para aquellos que se mueven más lentamente como los de Categoría 4 y 5, una zona de manglares de 15-30 km no es lo suficientemente ancha para atenuar las marejadas por completo… Los distintos requerimientos de ancho para las zonas de vegetación se deben tener en cuenta cuando se diseñan los escudos biológicos para defender la costa de los efectos de las ráfagas de viento y las marejadas…
    • “Como los grandes tsunamis tienen amplitudes mucho más altas que las olas de las marejadas, las zonas de manglares deben tener el ancho suficiente para reducir el avance causado por estos eventos de gran magnitud, que serán probablemente comparables con aquellos de movimiento lento, huracanes intensos, por ejemplo, del orden de las decenas de kilómetros…
    • “Los bosques de manglares que ocupan un ancho de 6-30 km a lo largo de la Costa del Golfo del sur de Florida atenuaron las marejadas provenientes del huracán Wilma (Categoría 3) ya que redujeron la amplitud y la extensión de la inundación y protegieron la zona pantanosa de agua dulce que está por detrás de los manglares y proviene de la inundación por marejadas. Las simulaciones numéricas demuestran que la zona inundada por Wilma se habría extendido un 70 % más hacia el interior si la zona de manglares no estuviera allí, lo que habría causado severas inundaciones de las zonas pantanosas que están atrás. La amplitud de las marejadas en el frente de la zona de manglares se incrementa en un 10-30% porque los manglares “bloquean” la entrada de agua, con lo cual las estructuras que ocupan el frente de los manglares sufren más que las que no tienen manglares. (Desarrollo costero). La tasa de decrecimiento de las amplitudes de las marejadas es de 20-50 cm/km en toda la superficie de manglares… Sin la zona de manglares, las amplitudes caerían gradualmente del lado de la tierra de manera casi lineal a un ritmo de 6-10 cm/km”(22).
       

 

 

 

 

Trabajos citados: