Situación actual y futura de los bosques de manglares del mundo
Año de publicación:
Número de Estudio:

23

Autor:

D. M. Alongi

Abstracto:

Los manglares, que son las únicas plantas halófitas de madera que viven en la confluencia entre la tierra y el mar, se han utilizado tradicionalmente en gran medida para obtener alimentos, madera, combustible y con fines médicos. En la actualidad ocupan cerca de 181,000 km2 de línea costera tropical y subtropical. Durante los últimos 50 años, se perdió aproximadamente un tercio de los bosques de manglares del mundo, aunque la mayoría de los datos muestran tasas de pérdida variables y existe solamente un margen de error considerable en la mayoría de las estimaciones. Los manglares constituyen un recurso ecológico y económico valioso, ya que son sitios importantes de cría de pájaros, peces, crustáceos y otros mariscos, reptiles y mamíferos; una fuente renovable de madera; sitios de acumulación de sedimentos, contaminantes, carbono y nutrientes. También ofrecen protección contra la erosión costera. La destrucción de los manglares suele estar positivamente relacionada con la densidad de la población humana. Las razones importantes de la destrucción son el desarrollo costero urbano, la acuicultura, la minería y la sobreexplotación para obtener madera, peces, crustáceos y otros mariscos. Durante los próximos 25 años, la tala irrestricta, la acuicultura y la sobreexplotación de las pesquerías constituirán las mayores amenazas, y los menores problemas serán la alteración de la hidrología, la polución y el calentamiento global (cambio climático). La pérdida de la biodiversidad es, y continuará siendo, un problema importante ya que hasta los manglares impolutos son pobres en especies a comparación de otros ecosistemas tropicales (extinción). El futuro no es tan oscuro. El número de proyectos de rehabilitación y restauración está creciendo en todo el mundo y algunos países muestran incrementos en el área de los manglares. La intensidad de la acuicultura costera parece haberse nivelado en ciertas partes del mundo. Algunos proyectos comerciales y modelos económicos indican que los manglares pueden utilizarse como recurso sostenible, especialmente para obtener madera. Lo mejor noticia es que la proyección de la tasa de crecimiento poblacional demuestra una desaceleración en los próximos 50 años con una baja gradual una vez transcurrido ese período y hasta el cambio de siglo. Los bosques de manglares continuarán siendo explotados a las tasas actuales hasta 2025 a menos que se los considere un recurso valioso que debe gestionarse sobre bases sostenibles. Después de 2025, el futuro de los manglares dependerá de los avances ecológicos y tecnológicos en el modelado de la forestación, la genética y la silvicultura de las especies. Sin embargo, la mayor esperanza para su futuro es que se reduzca el crecimiento de la población humana.

Principales Resultados y Conclusiones:
  • Los factores ambientales que ponen en riesgo la salud de los manglares incluyen: “Los manglares son susceptibles a las enfermedades y plagas cuando sufren estrés debido a cambios de la salinidad, la inundación por mareas, la sedimentación y la fisicoquímica de la tierra, la introducción de contaminantes, como aceites, herbicidas, metales, aguas servida y ácidos, y el daño de las tormentas y ciclones”(333).
  • Los servicios de ecosistema que brindan los manglares son muchos: alimentos, taninos y resinas, medicamentos y otros bioproductos, muebles, cercos, latizos (madera), pesca artesanal y comercial, carbón, acuicultura en jaula, ecoturismo, recreación y educación (334).
  • Las amenazas del hábitat se analizan en gran detalle:
    • Deforestación: “La deforestación continúa siendo la mayor amenaza posible para la supervivencia de los manglares. Aunque los programas de reforestación continúen y posiblemente se incrementen en el futuro, es improbable que la pérdida de biodiversidad, en especial de los bosques más antiguos, vuelva hasta dentro de al menos varias décadas y tal vez se pierda si las especies se extinguen a nivel mundial debido a la fragmentación de los hábitats”(340).
    • Acuicultura: “En la actualidad, la pérdida de manglares para la acuicultura de estanque es una de las amenazas más importantes para los bosques de manglares de todo el mundo. La lista de problemas directos e indirectos causados por la acuicultura en estanque es extensa e incluye: pérdida inmediata de manglares para la construcción de estanques, bloqueo de los arroyos mareales, alteración de los flujos mareales naturales, alteración de la tabla de aguas subterráneas, incremento de las asas de sedimentación y la turbidez de las aguas naturales, liberación de los desechos tóxicos, sobreexplotación de semillas silvestres, desarrollo de suelos con sulfato ácido, calidad del agua reducida, introducción de nutrientes en exceso y alteración de las cadenas alimenticias naturales”(334).
    • Desarrollo costero: “Las pérdidas de manglares se encuentran claramente relacionadas con el crecimiento y la densidad de la población humana. Cuanto menor es la población de las zonas cercanas a los bosques, menor será la destrucción y explotación” (346).
  • El autor realiza la inusual predicción de que la sobreexplotación es temporaria y existen esperanzas de una restauración y una protección en el futuro si se modifican las prácticas actuales. No obstante, la extinción de especies específicas de manglares sigue constituyendo una amenaza. “Dada la clara conexión entre la explotación de los manglares y la densidad poblacional humana, esto implica que la sobreexplotación continuará hasta 2050 y caerá después de esa fecha. Gracias a las mejoras tecnológicas de la acuicultura, la genética y la ecología de restauración, se espera que la peor explotación directa culmine en 2025.”(346).
  • El mayor problema del futuro es la pérdida de la biodiversidad”(346).
Trabajos citados: