Bosques de manglares: Resistencia, protección contra los tsunamis y respuestas al cambio climático mundial
Año de publicación:
Número de Estudio:

55

País:
Autor:

D. M. Alongi

Abstracto:

Este trabajo analiza el grado de resistencia de los bosques de manglares frente a perturbaciones (tsunamis) significativas e infrecuentes y su relación con la protección costera, y frente a los hechos crónicos de perturbación y el futuro de los manglares a la luz del cambio (climático) mundial. Desde una perspectiva geológica, los manglares van y vienen a velocidades considerables. Su distribución actual fue heredada del holoceno y estuvieron sujetos a perturbaciones casi crónicas como resultado de las fluctuaciones del nivel del mar. Los manglares demostraron una resistencia considerable en escalas de tiempo acordes con la evolución de la línea costera. Esta noción se apoya en indicios de que las tasas de acreción de la tierra en los bosques de manglares le siguen el ritmo a la subida media del nivel del mar en la actualidad. Una mayor justificación para su resistencia viene de patrones de descubrimiento de las perturbaciones naturales (tormentas, huracanes) que, junto con los rasgos de la historia de vida, sugieren características de una fase pionera. La composición de los rodales y la estructura de los bosques son el resultado de una interacción compleja de tolerancias fisiológicas e interrelaciones competitivas que llevan a un mosaico de secuencias de sucesión interrumpidas o detenidas en respuesta a los cambios de la forma de relieve y las gradientes físicas/químicas. La medida hasta la que algunos o todos estos factores actúan depende de la frecuencia, la intensidad, el tamaño y la duración de la perturbación. En ciertas circunstancias, es posible que los manglares ofrezcan una protección limitada ante los tsunamis. Algunos que utilizan variables de bosque realistas sugieren una importante reducción de la presión del flujo de las olas de los tsunamis en los bosques que tienen un ancho de al menos 100 metros. La magnitud de la absorción de la energía depende en gran medida de la densidad de los árboles, el diámetro del tallo y la raíz, la pendiente de la costa, la batimetría, las características espectrales del incidente de las olas, la etapa de las mareas al ingresar al bosque. La perturbación final, cambio climático, puede llevar a una pérdida global máxima del 10-15% del bosque de manglares, pero debe considerarse secundario a comparación de las tasas anuales promedio actual del 1-2% deforestación. Una gran reserva de nutrientes subterráneos, tasas rápidas de flujo de nutrientes y descomposición microbiana, controles bióticos complejos y altamente eficientes, autodiseño y redundancia de las especies clave y las numerosas retroalimentaciones contribuyen a la resistencia de los manglares a diferentes tipos de perturbación.

Principales Resultados y Conclusiones:
  • Las tendencias históricas no constituyen buenos indicadores sobre si los manglares podrán seguirle el ritmo a la crecida del nivel del mar (2-4).
  • El tiempo de recupero de los manglares después de la perturbación varía de forma importante. Los factores que afectan la recuperación de los manglares incluyen la estructura y composición de los rodales, la tolerancia fisiológica a las gradientes físicas/químicas y los cambios de la geomorfología y las interacciones competitivas (5).
  • La protección exitosa por parte de los manglares contra los hechos catastróficos depende de muchos factores, incluidos “el tipo de configuración ambiental y otras condiciones y características pertinentes”(6). Por ejemplo, los manglares ofrecen diferente protección contra los tsunamis sobre la base de “…el ancho del bosque, la pendiente del piso del bosque, la densidad de los árboles, el diámetro de los árboles, la proporción de biomasa de superficie cubierta en las raíces, la altura de los árboles, la textura de la tierra, la ubicación del bosque (costa abierta en contraposición a laguna), tipo de vegetación de la cubierta y la llanura adyacente, presencia de hábitats de playas de arena (praderas marinas, barreras de coral, dunas), envergadura y velocidad del tsunami, distancia del evento tectónico y ángulo de la incursión del tsunami relativo a la línea costera”(6).
  • El trabajo utiliza el tsunami indonesio de 2004 como estudio de caso de la capacidad protectora de los manglares (6-7).
  • El
  • cambio climático podría tener efectos severos en el hábitat de manglares. Los cambios ambientales relacionados con el cambio climático y su impacto ambiental relativo en el hábitat de los manglares incluyen:
    • “Incremento del nivel del mar: progresión hacia la tierra, mayor productividad secundaria a causa de una mayor disponibilidad de nutrientes debido a la erosión,
    • Incremento del CO2 atmosférico: floración avanzada, mayor eficiencia del uso del agua, sin incremento o con poco incremento de la producción primaria y la respiración
    • Aumento de la temperatura del aire y el agua: menor supervivencia en áreas de mayor aridez, rangos latitudinales expandidos, producción primaria bruta y neta incrementada, incremento del déficit de presión de vapor de agua, mayor producción secundaria (en especial, microbios) y cambios de las especies dominantes, cambios en los patrones fenológicos de reproducción y crecimiento, e incremento de la biodiversidad
    • Cambio de los patrones de precipitación/tormentas, frecuencia e intensidad: cambios de la composición y el crecimiento de las especies de manglares debido a la modificación del contenido del agua de suelo, la salinidad, mayor producción primaria debido al incremento del coeficiente precipitación/evaporación, modificaciones de la biodiversidad de la fauna, incremento de los claros y la regeneración de claros” (Tabla 2, p. 8: Woodruffe 1990, Aksornkaoe & Paphavasit 1993, Pernetta 1993, UNEP 1994, Semeniuk 1994, Snedaker 1995, Miyagi et al. 1999, Nicholls et al. 1999, Hogarth 2001, Alongi 2002, Schaeffer-Novelli et al. 2002, Done & Jones 2006; Gilman et al. 2006).
  • Ciertos ecosistemas de manglares se verán más afectados que otros:
  • “Los manglares que ocupan islas de bajo relieve y/o entornos de carbonatos donde las tasas de suministro de sedimentos y el espacio disponible de las tierras costeras son normalmente escasos, como en las pequeñas islas del Pacífico, son los más vulnerables. También resultan vulnerables los bosques en los que faltan los ríos y/o en los que el relieve se hunde.
  • “Los menos vulnerables, además de los que ocupan los estuarios macro-mareales, áreas tropicales húmedas y riberas adyacentes a ríos, son los rodales que ocupan islas con alto relieve y áreas remotas en los que es poco probable que los seres humanos bloqueen la migración hacia la tierra” (Figura 8, p. 10: Wilkie & Fortuna 2003, Gilman et al. 2006, UNEP-WCMC 2006, Solomon et al. 2007).
Trabajos citados:

Aksornkaoe, S., Paphavasit, N., 1993. “Effect of sea level rise on the mangrove ecosystem in Thailand” (Efecto de la suba del nivel del mar en el ecosistema de manglares de Tailandia). Malaysian Journal of Tropical Geography 24, 29-34.

Alongi, D.M., 2002. “Present state and future of the world’s mangrove forests” (Situación actual y futura de los bosques de manglares del mundo). Environmental Conservation 29, 331-349.

Done, T., Jones, R., 2006. “Tropical coastal ecosystems and climate change prediction: global and local risks” (Ecosistemas costeros tropicales y predicción del cambio climático: riesgos mundiales y locales). En: Phinney, J.T., Strong, A., Skrving, W., Kleypas, J., Hoegh-Guldberg, O. (Eds.), “Coral Reefs and Climate Change: Science and Management” (Barreras de coral y cambio climático: ciencia y gestión). American Geophysical Union, Washington, D.C., páginas 5-32.

Gilman, E., Van Lavieren, H., Ellison, J., Jungblut, V., Wilson, L., Areki, F., Brighouse, G., Bungitak, J., Dus, E., Henry, M., Sauni, I., Kilman, M., Matthews, E., Teariki-Ruatu, N., Tukia, S., Yuknavage, K., 2006. “Pacific Island mangroves in a changing climate and rising sea” (Manglares de las islas del Pacífico en un entorno con cambio climático y mar creciente). UNEP Regional Seas Reports and Studies No. 179. PNUMA, Nairobi, 58 páginas

Hogarth, P.J., 2001. “Mangroves and climate change” (Manglares y cambio climático). Ocean Yearbook 15, 331-349.

Miyagi, T., Tanavud, C., Pramojanee, P., Fijimoto, K., Mochida, Y., 1999. “Mangrove habitat dynamics and sea-level change” (Dinámica del hábitat de manglares y cambio del nivel del mar). Tropics 8, 179-196.

Nicholls, R.J., Hoozemans, F.M.J., Marchand, M., 1999. “Increasing flood risk and wetland losses due to global sea-level rise: regional and global analyses” (Mayor riesgo de inundación y pérdidas de humedales debido a la suba mundial del nivel del mar: análisis mundiales y regionales). Global Environmental Change 9, S69-S87.

Pernetta, J.C., 1993. “Mangrove forests, climate change and sea level rise: hydrological influences on community structure and survival, with examples from the Indo-West Pacific” (Bosques de manglares, cambio climático y subida del nivel del mar: influencias hidrológicas en la supervivencia y la estructura de la comunidad con ejemplos del Pacífico Indo-Occidental). Marine Conservation and Development Report. IUCN, Gland, Suiza, 46 páginas

Schaeffer-Novelli, Y., Cintron-Molero, G., Soares, M.L.G., 2002. “Mangroves as indicators of sea level change in the muddy coasts of the world” (Los manglares como indicadores del cambio del nivel del mar en las costas barrosas del mundo). En: Healy, T., Wang, Y., Healy, J.-A. (Eds.), Muddy Coasts of the World: Processes, Deposits and Function (Costas barrosas del mundo: procesos, depósitos y función). Elsevier, Ámsterdam, páginas 245-262.

Semeniuk, V., 1994. “Predicting the effect of sea-level rise on mangroves in northwestern Australia” (Predicción del efecto de la suba del nivel del mar en los manglares del noroeste de Australia. Journal of Coastal Research 10, 1050-1076.

Snedaker, S.C., 1995. “Mangroves and climate change in the Florida and Caribbean region: scenarios and hypotheses” (Manglares y cambio climático en Florida y el Caribe: panorama futuro e hipótesis). Hidrobiología 295, 43-49.

Solomon, S., Qin, D., Manning, M., Chen, Z., Marquis, M., Averyl, K.B.,Tignor, M., Miller, H.L. (Eds.), 2007. “Climate Change 2007: The Physical Science Basis” (Cambio climático de 2007: la base de la ciencia física). Contribución del Grupo de Trabajo I al Cuarto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. Cambridge University Press, Cambridge, 1056 páginas

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), 1994. “Assessment and monitoring of climatic change impacts on mangrove ecosystems” (Evaluación y monitorización de los efectos del cambio climático en los ecosistemas de manglares). UNEP Regional Seas Reports and Studies No. 154. PNUMA, Nairobi, 62 páginas

PNUMA-CMVC. 2006. “In the Front Line: Shoreline Protection and Other Ecosystem Services from Mangroves and Coral Reefs” (En la primera línea: protección de la línea costera y otros servicios de ecosistemas de manglares y barreras de coral). PNUMA-CMVC: Cambridge. 33 páginas

Wilkie, M. L. & S. Fortuna. 2003. “Status and trends in mangrove area extent worldwide” (Estado y tendencias de la extensión de las áreas de manglares en todo el mundo). “Forest Resources Assessment Working Paper 63” (Papel de trabajo de evaluación de los recursos forestales). División de Recursos de los Bosques, FAO, Roma. http://www.fao.org/docrep/007/j1533e/J1533E00.htm.

Woodruffe, C.D., 1990. “The impact of sea-level rise on mangrove shorelines” (El impacto de la subida del nivel del mar en las líneas costeras de los manglares). Progress in Physical Geography 14, 483-520.