Acuicultura, agricultura y producción de sal

La proximidad de los manglares al océano los convierte en lugares ideales para las granjas de camarones y otros tipos de acuicultura salada. Más aun, son áreas ricas en nutrientes y parte de sistemas humedales más extensos, lo que los hace atractivos como zonas para la agricultura. Finalmente, estar áreas ubicadas cerca del mar son valoradas por la producción de sal. Como resultado, se limpiaron cientos de miles de hectáreas de bosques de manglares y se alteró su hidrología para intensificar la producción comercial de camarones y otras especies, cultivar productos agrícolas y crear estanques solares. Los delicados regímenes de mareas se interrumpen y se pierde el delicado equilibrio entre el agua dulce y el agua salada. Las intensivas operaciones de agua salada suelen, en la mayor parte de los casos, crearse para la exportación. Los camarones y otras especies creadas y cosechadas en estanques artificiales son alimentados con dietas específicas que suelen incluir químicos. Los nutrientes adicionales de la concentración del alimento y los animales causan la eutrofización, que daña los hábitats marinos circundantes al reducir los niveles de oxígeno y modificar las distribuciones de las especies. Los químicos ingresan a la cadena alimenticia y pueden dañar las especies cercanas. La actividad de las granjas de camarones sola es la responsable de la pérdida del 38% de los manglares saludables del mundo. El porcentaje trepa a 52 si se cuentan todas las actividades agrícolas (Ellison 2008). Entre 1980 y 2005, la producción de sal y la de camarones combinadas fueron las causantes de una pérdida de 85,000 y 80,000 hectáreas de manglares en Honduras y Panamá, respectivamente (FAO, 2007). Si la demanda mundial de camarones de granja y otras especies de acuicultura salada continúa deben criarse en granjas en la tierra con instalaciones de tratamiento de agua de última generación y planes de gestión ambiental responsable. Las áreas en las que no hay manglares y en las que ya se quitaron los árboles pueden utilizarse para la agricultura y los estanques solares.

 

Works Cited: 

Ellison, A. M. 2008. "Managing mangroves with benthic biodiversity in mind: Moving beyond roving banditry" (La gestión de los manglares con la biodiversidad béntica en mente: avanzar más allá del bandolerismo errante). J Sea Res 59: 2–15.

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO). 2007. "The world's mangroves 1980-2005" (Los manglares del mundo de 1980 a 2005). Capítulo 6. América del Norte y Central. FAO Forestry Paper 153.